Seleccionar página

Quienes han migrado saben que no es una decisión fácil ni mucho menos que se tome de un día a otro, requiere organización, investigación y elaboración de un plan a corto y largo tiempo que brinde seguridad, pese a los imprevistos que puedan ocurrir en el camino.

A pesar que la decisión de partir haya sido tomada por voluntad propia o forzada por entornos conflictivos, al emigrar (se esté preparado mentalmente o no) suele ocurrir un choque psicológico cuando se llega al lugar de destino; es decir, nos cuestionamos por qué se tomó la decisión hasta quiénes somos en esta nueva sociedad.

Si es cierto que cada persona es un mundo y cada uno decide migrar por diferentes razones, existen ciertos sentimientos comunes que pueden sentir la mayoría de las personas una vez establecidas: depresión, nostalgia, ansiedad, aislamiento e irritabilidad. Esto podría ser señal que se esté atravesando un duelo migratorio.

Técnicamente hablando, el duelo migratorio podría ser definido por especialistas como “el conjunto de procesos psicológicos y psicosociales por la pérdida de un ser querido o una abstracción (patria, objetos, paisajes, etc.) al cual se estaba afectivamente vinculado, que ponen en marcha un proceso de reorganización de la personalidad y de adaptación a la nueva realidad” (Sayed­Ahmad, 2011).

Duelo migratorio: un proceso natural

Al migrar, salimos de nuestra zona de confort, lo que podría conllevar a una pérdida parcial y difusa de vínculos con el entorno social, físico y cultural al que se ha estado acostumbrado toda la vida. Incluso, se podría tratar de una pérdida doble: primero la separación de familiares y amigos quienes formaban parte de la cotidianidad, y posteriormente la pérdida  del estatus social, proyecto te vida, cultura y lengua

A pesar de que el duelo migratorio sea un proceso totalmente natural, si no se trata a tiempo puede provocar que la persona no se centre en su presente ni futuro, puesto que aunque su cuerpo está en el nuevo país su mente y sentimientos siguen refugiándose en su lugar de origen y familiares alejados.

¿Algún identificado?

No es fácil dejar un lugar donde has vivido toda tu vida para empezar de cero en un lugar que apenas conoces, por esto es normal sentirse así, sin embargo se debe continuar con un plan y poner en marcha un proceso de reorganización de la personalidad y adaptación a una nueva realidad

De acuerdo a Raquel García [trabajadora social residente en la Comunidad de Madrid y con experiencia en casos migratorios]  “una persona cuando emigra y se asienta en un nuevo país, ocurre la falta de identidad ya no se siente de ni de su país ni del que está ahora. Es el choque, todas las expectativas que ellos tenían y cómo imaginaban que iba a ser se vienen a bajo porque se encuentran solos y sin una red de apoyo en la que estar”

“Depende un poco de la situación de cada persona, hay personas que llegan y tienen una red de apoyo porque conocen a alguien o ya tienen familiares, pero otras que se sienten vacías porque no tienen a nadie y llegan a empezar de cero a buscar trabajo o incluso trabajar en el mercado negro porque no tienen papeles”

Características

  • ­Es recurrente puesto que siempre se reabre cuando se realizan viajes esporádicos al país de procedencia o reciben la visitas de familiares.
  • ­Está vinculado a los patrones de crianza y vivencias durante la infancia puesto que estos factores pueden generar dificultades para adaptarse a un lugar cultural, social y físico diferente.
  • Se da en cuatro fases: negación, resistencia, aceptación y restitución.
  • ­La persona migrante puede utilizar mecanismos de defensa al llegar al país de acogida como son la negación, proyección, idealización del país de origen o de acogida o formación reactiva.

Integración o adaptación

Al llegar a un nuevo país es normal que su cultura sea diferente, sin embargo, se deben realizar procesos para integrar a todas las culturas que conviven dentro de un territorio para que estas se sientan cómodas y resulten más fácil el proceso migratorio.

Raquel Garcia destaca que en muchos lugares ocurre lo contrario, la adaptación, lo que obliga a las personas a 

       Brechas de migración

   ✔ Cultura

   ✔ Religion

   ✔ Vestimenta

   ✔ Idoma

   ✔ Costumbres

acoplarse totalmente al país de destino  “ocurre más la adaptación de las personas que la integración, no es interculturalidad, son un montón de culturas en un lugar que no se relacionan entre ellas. En el caso de España no se fomenta la integración de las personas migrantes, es te adaptas o te adaptas. La interculturalidad sería lo mejor, diversas culturas conviviendo en un mismo país pero toda integradas, en España hay diversidad pero no culturalidad”

No se trata de cambiar las tradiciones del país receptor, sino incluir programas o acciones que fomenten la acogida, celebración y tolerancia de distintas culturas. Resalta que un duelo migratorio no puede superarse estando sólo en un país el cual te obliga a adaptarte a sus tradiciones.

Apoyo familiar

Mantener el contacto con familiares del país de origen es esencial, debido a que estos darán el apoyo emocional necesario para sobrellevar los sentimientos encontrados.

Sin embargo, en muchos casos al no lograr los objetivos marcados al emigrar, la persona siente vergüenza de su situación en el nuevo país, oculta la verdad y alardea de poseer una situación económica diferente la cual llega a compartir con sus familiares y amigos lejanos.

“Cuando se migra de países en distintos continentes se rompen la expectativas, conozco a gente latina y marroquí que estaban en su país y pensaban que iban a llegar a uno nuevo y encontrar trabajo rápido y ganar dinero, luego se dan cuenta de que no es eso, que hay muchas cosas por hacer”

En estos casos se crea una presión social por las expectativas generadas y desánimo al no cumplirlas, se crea una falsa imagen y realidad poco sustentable. En este caso lo mejor es decir la verdad y buscar una red de apoyo cerca que brinde estabilidad emocional.

¿Cómo superarlo? 

  • Relacionarse: No sólo con personas del país de origen, sino ciudadanos del país destino, así entenderás su cultura y estilo de vida, ya verás que no son tan diferentes. Recuerda, lo peor es pasar el duelo solo.
  • Ampliar red de apoyo: buscar personas que hayan pasado el mismo proceso o grupo de especialistas con el cual puedes comentar tu situación.
  • Plantearse un plan: Planea de manera realista los pasos necesarios para lograr cada objetivo.
  • Ser flexible: Sí, se que dije que debes tener un plan, pero también hay que tener en cuenta que este puede cambiar por causas que no controles, en este caso se recalcula el plan.
  • Ser resiliente: De acuerdo a Raquel Garcia “la resiliencia es una esponja, la estrujas muchísimo y por mucho que las estrujes vuelve a su forma normal, una persona resiliente es eso, en el proyecto migratorio es bastante complicado”.
  • Tener paciencia: El error que cometen muchas personas es creer que al poco tiempo de llegar habrán alcanzado todos sus objetivos; si es cierto que cada caso es diferente y varía muchísimo depende las posibilidades y oportunidades, la realidad es que comenzar de cero requiere tiempo, esfuerzo y paciencia.
  • No detenerte: es normal estar perdido, pero quedarte estático mientras descubres qué hacer no resolverá nada ¡muévete! experimenta, descubre, estudia algo nuevo o complementa tu formación, poco a poco maracarás tu camino.
  • Recordar razones por las cuales se migró.
  • No añorar lo que se dejó: No hablo de olvidar todo sobre tu tierra, pero no se debe permanecer pensando en cómo pudo ser la vida si te quedarás. Ya tomada la decisión hay que ver hacia adelante y todas las posibilidades que ofrece el nuevo lugar.

[Te interesará: Salir del país ¿Debo emigrar? ]

Al final si decides quedarte definitivo o regresar a tu país es una decisión personal que no puede ser cuestionada por nadie, todos somos distintos y nuestros objetivos también. En este caso lleva contigo todo lo aprendido y continua.

Recuerda, la paciencia, ganas y valor, con tiempo lo pueden todo

¿Tienes comentarios o algún artículo que te gutaría leer?

No dudes en escribirnos ticketdeida@gmail.com

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn